NOTA INFORMATIVA || DISPOSITIVOS DE DEPORTACIÓN A MARRUECOS (1)

Las deportaciones siempre se ejecutan de forma poco transparente, pero tal vez sean las deportaciones a #Marruecos y #Argelia las que resultan más opacas y se realizan con una mayor sensación de impunidad, escapando incluso a las inspecciones que, de vez en cuando, realiza el Defensor del Pueblo, en sus atribuciones como Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, a otros dispositivos de deportación por vía aérea o “vuelos macro”. El Defensor del Pueblo como MNPT tiene competencias para la inspección de Transportes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para traslados de personas privadas de libertad; las deportaciones por vía marítima a Marruecos y Argelia, aun entrando, a nuestro entender, en esta categoría, no han sido objeto de atención del MNPT en los últimos años. Los dispositivos de deportación se paralizaron en primavera de 2020, ya que en el contexto de la pandemia global Covid-19 las fronteras (aéreas, marítimas y, en el caso de Marruecos, también terrestres) se cerraron. Sin embargo, en ambos casos los dispositivos de deportación se reanudaron a finales de 2020, a pesar de que el contexto de restricciones al transporte internacional de pasajeros se mantiene. A continuación, resumimos la información de la que disponemos sobre cómo se están ejecutando los dispositivos de deportación a #Marruecos en la actualidad (en el caso de #Argelia, ver en este enlace).

Reanudación de las deportaciones a Marruecos

Con las fronteras marítimas cerradas, las primeras deportaciones a Marruecos se produjeron en la semana del 15 de noviembre y por vía aérea, en vuelos regulares de Air Maroc cubriendo la ruta Las Palmas (Canarias) – El Aaiún (Sáhara Occidental, territorio ocupado ilegalmente por Marruecos). Se ejecutaron tres dispositivos de expulsión (15, 16 y 18 de noviembre), deportando en cada uno de ellos a 8 personas, acompañados por 16 policías.

Este dispositivo (dos policías custodiando cada persona deportada) imitaba la operativa habitual en las deportaciones que se producen en vuelos comerciales; es decir, cuando el Ministerio del Interior no fleta un avión chárter exclusivamente para ejecutar un dispositivo de deportación (“vuelo macro” en el marco del contrato actualmente vigente con Evelop y Air Nostrum), sino que la deportación se produce vía un vuelo regular, en vuelos en los que también viajan otros pasajeros. Sin embargo, mientras que cuando se ejecuta una deportación en un vuelo comercial no suelen deportarse a la vez más de 1 ó 2 personas (3-6 personas, si se incluye la custodia), estas deportaciones fueron mucho más masivas (16 policías custodiando a 8 personas deportadas).

Por otra parte, cabe destacar que uno de estos dispositivos (el del 16 de diciembre) falló, al dar positiva la prueba Covid realizada a una de las personas deportadas en el aeropuerto de destino, lo que supuso la devolución de la totalidad del contingente de vuelta a Las Palmas. Ese hecho muestra la deficiente gestión de los protocolos Covid en los dispositivos de deportación, con riego no solo para la salud de las personas deportadas (pues no hay un adecuado distanciamiento social) como para la salud pública de los países receptores, que reciben casos importados.

Condiciones actuales de los vuelos de deportación a Marruecos

Tras estos primeros pueblos, en las últimas semanas se ha verificado la realización de vuelos de deportación vía aérea, mediante líneas regulares, de forma habitual, a Marruecos. Estos dispositivos tienen las siguientes características:

  • No sólo se deporta desde las Islas Canarias, sino también desde otras partes del territorio español. Se realizan vuelos de conexión con Las Palmas, y desde allí, en vuelos operados por Air Maroc, se produce la expulsión. El Aaiún, el territorio ocupado del Sáhara Occidental, es, actualmente, el destino final más frecuente.
  • El contingente que se deporta en cada vuelo se ha incrementado a 20 personas deportadas por vuelo, a lo que que hay que añadir la custodia. Un dispositivo de este volumen es difícilmente gestionable en un vuelo comercial habitual, y nos hace sospechar que estos vuelos, tanto en los de conexión dentro de territorio español como en los de expulsión, no hay otros pasajeros que los que conforman el dispositivo de deportación. Los testimonios a que hemos tenido acceso hasta el momento confirman este particular. Entendemos que las condiciones de deportación son, de facto, las propias de un dispositivo macro. Este tipo de dispositivos añaden riesgos e incertidumbres a una vivencia ya de por sí traumática, coercitiva y potencialmente vulneradora de derechos, de la deportación, sea cual sea el mecanismo.
  • En noviembre y diciembre de 2020 las deportaciones han afectado fundamentalmente de personas de nacionalidad marroquí llegadas en los últimos meses (principalmente por la ruta canaria, aunque también ppos las del Estrecho y el Mar de Alborán), a las que se había abierto un expediente de devolución, sean o no conscientes de ello, dada las deficiencias en la gestión jurídicas de las llegadas: procedimientos colectivos, ausencia de intérprete, desconocimiento del nombre del letrado, no entrega de notificación de la orden de devolución por escrito… Esta es la situación tanto en Canarias como en otras partes del territorio español, a donde algunas de las personas llegadas a Canarias se han desplazado, por sus propios medios, tal como la normativa les permite siempre que tengan pasaporte o documento de viaje válido y en vigor. Se están produciendo actuaciones policiales por perfil étnico en aeropuertos y estaciones de autobuses en la península.
  • La deportación puede producirse previa detención en uno de los CIEs abiertos por un máximo de 60 días, pero también mediante “deportación exprés” (detención en comisaría u otros centros de detención gubernativos por un máximo de 72 horas). La deficiente asistencia jurídica, la falta de intérpretes, la ejecución de la deportación sin notificación previa están siendo la tónica general, además de una situación preocupante en los CIE de Madrid y Barcelona, donde se han producido denuncias de malos tratos.
  • Los protocolos Covid-19 de estos dispositivos de deportación son muy deficientes o de plano inexistentes.

atención a posibles cambios a las condiciones actuales de dispositivos de deportación a Marruecos

  • Aunque las deportaciones que hemos podido documentar por el momento han afectado fundamentalmente de personas de nacionalidad marroquí llegadas en los últimos meses a las que se había abierto un expediente de devolución, no es descartable que cualquier personas de nacionalidad marroquí en situación irregular puedan empezar ser correr el riesgo de ser detenidos en CIE o en comisaría y/o ser deportados. El reciente macro a Santo Domingo y Colombia (ver aquí) demuestra que la activación del aparato deportador por parte del gobierno español es completa.
  • Aunque las rutas de deportación abiertas con Marruecos son fundamentalmente por vía aérea, no es descartable que se reanuden las deportaciones por vía marítima desde la costa levantina y andaluza. Mientras el transporte de pasajeros vía ferry siga cerrado, es de esperar que estos dispositivos no se reanuden; sin embargo, no es descartable que se llegara a alquilar algún ferry por procedimiento de urgencia, como ha sucedido en el caso de Argelia (ver aquí)
  • Aunque parece que por el momento las deportaciones autorizadas por Marruecos se han limitado a sus propios nacionales, conviene no olvidar que Marruecos tiene suscrito con España un acuerdo de readmisión, conforme al cual podrían admitir la deportación a su territorio de nacionales de terceros países que hubieran pasado por territorio marroquí en su viaje migratorio. Si bien el gobierno marroquí, en declaraciones a prensa, ha descartado aceptar tales devoluciones en el momento actual, hay que tomar estas declaraciones con precaución, pues el mencionado convenio sigue vigente, y estas declaraciones se producen en el habitual contexto de negociación (casi regateo) con España en materia migratoria. En cualquier momento podrían reactivar este tipo de mecanismos de readmisión no solo para ejecutar devoluciones sumarias tras entradas por tierra vía Ceuta y Melilla, sino en estos dispositivos otros de deportación por vía aérea o marítima.

Permanecemos atent@s a nuevas informaciones que nos puedan llegar sobre los dispositivos de deportación a Marruecos y a cómo evolucione la situación.

———————————————————————–

Esta nota informativa no tiene por objetivo atemorizar a la población, sino al contrario, aportar información a todos los vecinos y vecinas para que puedan actuar y organizarse colectivamente, por ejemplo:

  • Denunciando intensamente las redadas policiales de las que sean testigos (pues suelen producirse en el espacio público y en los medios de transporte)
  • Teniendo cuidado con las citas en comisaría (acompañándose siempre que sea posible por un abogado, y en todo caso informando a alguna persona conocida de la misma), ya que se han producido casos de detención para una deportación exprés tras acercarse a un llamado o a una cita programada.
  • Intensificando la campaña de boicot contra las compañías que realizan las deportaciones en vuelos macro (antes operados por Air Europa, en la actualidad Air Nostrum y Evelop -aerolínea de Ávoris, la división de viajes del Grupo Barceló-), por vía marítima (Transmediterránea, Balearia y Algérie Ferrie) o en líneas comerciales regulares (por ejemplo, en vuelos de Air Maroc a Marruecos).
  • Desplegando redes de cuidado entre las vecinas y vecinos, difundiendo este mensaje en las redes sociales, etc.

2 comentarios en “NOTA INFORMATIVA || DISPOSITIVOS DE DEPORTACIÓN A MARRUECOS (1)

  1. […] Las deportaciones siempre se ejecutan de forma poco transparente, pero tal vez sean las deportaciones a #Marruecos y #Argelia las que resultan más opacas y se realizan con una mayor sensación de impunidad, escapando incluso a las inspecciones que, de vez en cuando, realiza el Defensor del Pueblo, en sus atribuciones como Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, a otros dispositivos de deportación por vía aérea o “vuelos macro”. El Defensor del Pueblo como MNPT tiene competencias para la inspección de Transportes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para traslados de personas privadas de libertad; las deportaciones por vía marítima a Marruecos y Argelia, aun entrando, a nuestro entender, en esta categoría, no han sido objeto de atención del MNPT en los últimos años. Los dispositivos de deportación se paralizaron en primavera de 2020, ya que en el contexto de la pandemia global Covid-19 las fronteras (aéreas, marítimas y, en el caso de Marruecos, también terrestres) se cerraron. Sin embargo, en ambos casos, los dispositivos de deportación se reanudaron a finales de 2020, a pesar de que el contexto de restricciones al transporte internacional de pasajeros se mantiene. A continuación, resumimos la información de la que disponemos sobre cómo se están ejecutando los dispositivos de deportación a #Argelia en la actualidad (en el caso de #Marruecos, ver en este enlace). […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s